viernes, 21 de julio de 2017

Un derbi de infarto

"Derbi en la penúltima jornada ME INFARTO". Este tweet fue lo primero que me salió al ver que el calendario de Liga deparaba un Betis-Sevilla en la penúltima jornada. Cómo iba a pensar yo que un comentario tan simple y llano iba a levantar polémica.


Para mí, como para cualquier bético y supongo que para cualquier sevillista, un derbi casi siempre es de infarto, así que en la penúltima jornada con más razón, ya que lo más probable es que uno o ambos equipos se estén jugando algo importante.

NO TIENE POR QUÉ SER QUE EL BETIS SE ESTÉ JUGANDO EL DESCENSO.

Las combinaciones son numerosas: que uno se esté jugando entrar en Europa y otro no, que los dos se estén jugando entrar en Europa, que uno se esté jugando entrar en Europa y otro el descenso, que uno se esté jugando el descenso y el otro nada, o incluso que ninguno de los dos tenga nada en juego a esas alturas.

Pero automáticamente decenas de béticos han querido interpretar que yo he dicho que el Sevilla nos iba a descender y ahí empieza la oleada de insultos, acusaciones, ofensas personales y demás actos despectivos tan gratuitos a los que sigo sin aprender a acostumbrarme, aunque debería.

No pongo capturas porque no quiero llenar el blog con estas cosas (con buscar en Twitter basta) pero la avalancha ha sido tal que acabé borrando el tweet, aunque me arrepiento de hacerlo ya que no escribí nada del otro mundo.

Únicamente quería decir que me pondré muy nervioso con ese derbi en la penúltima jornada.

Al igual que, imagino, todos los que me han insultado.

martes, 11 de julio de 2017

Vuelve el Betis Deportivo Balompié

Muchos béticos venían pidiéndolo a través de las redes sociales desde hace tiempo y algunos nunca dejaron de llamarlo así. El Betis ha anunciado hoy que el Betis B vuelve a denominarse Betis Deportivo Balompié, recuperando así la identidad que tuvo desde 1976 hasta principios de los años 90', cuando debido a la Ley de SAD todos los filiales se vieron obligados a llevar el apellido 'B' en su nomenclatura.

El Betis Deportivo Balompié estrenó esta denominación en la temporada 1976/77, año de su regreso a Tercera División tras cuatro temporadas en Regional, coincidiendo con el inicio de una de las épocas más recordadas del filial verdiblanco. El Betis Deportivo, que incluso llegó a tener su escudo propio, se mantuvo nueve temporadas seguidas en Tercera, hasta que en 1985 consiguió su primer ascenso a Segunda B. Una época en la que los aficionados béticos se sentían muy identificados con la idiosincrasia de su equipo filial y con muchos de sus jugadores, acudiendo en masa a animarlos.

Durante esta época, el filial también participó numerosas veces en la Copa del Rey, cuajando algunas buenas actuaciones ante rivales de superior categoría, y también jugó la Copa de la Liga de Tercera División, si bien en esta competición nunca consiguió pasar de la fase regional.

Recientemente, equipos como el Zaragoza -la temporada pasada-, el Recre o el Dépor -en el presente verano- habían devuelto a su filial su identidad histórica, además de los clubes que la habían recuperado anteriormente. Dentro del beticismo, un amplio sector pedía el regreso del Betis Deportivo, llegándose a crear la Plataforma Betis Deportivo para congregar apoyos y solicitar más formalmente el cambio.

Hasta que hoy, 11 de julio de 2017, el club ha hecho oficial con este tweet el regreso del Betis Deportivo Balompié, cumpliendo así con la demanda de buena parte de su afición:

jueves, 25 de mayo de 2017

Todos los ascensos del filial del Betis

En este artículo repasamos todos los ascensos logrados por el actual filial verdiblanco, el Real Betis Balompié B, que tiene su germen en el Triana Balompié en la década de 1960.

Ascenso a Tercera División en 1964

A principios de los años 60' se efectúa la filiación del Triana al Real Betis Balompié, por la que el conjunto trianero pasa a depender del equipo heliopolitano. La primera temporada del nuevo filial bético es la 1963/64 en Primera Regional, con Alfonso Jaramillo como presidente del Triana -y a la vez directivo del Betis- y con Ernesto Pons como entrenador.

El Triana Balompié queda encuadrado en un grupo de 10 equipos sevillanos entre los que destacan el Carmona o el Alcalá en la lucha por la primera posición. El nuevo filial del Betis se pasea por su grupo de Primera Regional y se proclama campeón sin conceder ninguna derrota (33 puntos, con 15 victorias y 3 empates), clasificándose para disputar la fase de ascenso. La liga regular acaba con un Loreto 1-2 Triana disputado el 12 de enero de 1964.

Tras la liga regular, el Triana -campeón- y el Carmona -subcampeón- deben disputar una liguilla de ascenso ante otros conjuntos de Andalucía occidental. Quedan encuadrados en un grupo de 8 equipos junto a Recreativo de Huelva B, San Roque de Lepe, Bollullos, Isla Cristina, Sanluqueño y Tarifa, de los que el campeón ascendería directamente a Tercera y el segundo jugaría una promoción de ascenso.
ABC (2 de abril de 1964)

El filial verdiblanco no tiembla en la liguilla de ascenso y va sumando puntos e incluso consigue resultados abultados, como un 7-0 ante el San Roque de Lepe o la que hasta el día de hoy es la mayor goleada de la historia de nuestro filial, un 10-0 al Carmona obtenido en el Benito Villamarín el día 1 de abril de 1964.

Gil hizo 5 tantos, mientras que Tito y Garrido lograron dos cada uno y Soto hizo el restante en aquel partido en el que el portero del Carmona evitó una goleada aún más escandalosa de los pupilos de Pons.



El ascenso a Tercera División llega el día 23 de mayo de 1964 en la última jornada de la liguilla de ascenso. El Triana recibe al Isla Cristina en esta última cita de la temporada y consigue la victoria por 3-0, ascendiendo así a categoría nacional:
ABC (24 de mayo de 1964)

Pero la temporada no acaba ahí y el Triana no solo se proclama campeón de la liga regular y campeón de la fase de ascenso, sino que también se proclama campeón de Andalucía en su categoría al vencer al Torremolinos, equipo campeón del grupo oriental en la fase de ascenso. El encuentro, disputado en el Villamarín, termina con un 5-0 favorable a los trianeros, con 4 goles de Gil y uno de Mendoza:
ABC, 30 de junio de 1964


Ascenso a Tercera División en 1976

Tras su primer ascenso en 1964, el Triana Balompié se mantiene en Tercera hasta 1972, año en el que sufre un descenso y vuelve a categoría regional. Es ahí cuando pierde el nombre de Triana Balompié y aparece simplemente como 'Betis' (o 'Betis B' en algunas ocasiones) hasta 1976, cuando vuelve a Tercera y toma el nombre de Betis Deportivo.

Tras una intensa lucha por el primer puesto con el Sevilla Atlético, también en Regional por aquella época, el filial del Betis se proclama campeón de Regional Preferente el día 26 de mayo de 1976, cuando vence en Rota (1-3) en la penúltima jornada de la competición. Aquel filial, dirigido por Esteban Areta y en el que destacaba Gordillo, juega el último partido de su historia en categoría regional el 30 de mayo de 1976, cuando pierde 3-2 en Úbeda en un partido con nada en juego.
ABC, 1 de junio de 1976

Pocas semanas después del ascenso, por cierto, el filial del Betis quedaría subcampeón del Campeonato de España de Aficionados, tras perder la final a doble partido frente al Reus concediendo una remontada estrepitosa (4-0 en el Villamarín y 5-0 en tierras catalanas).



Ascenso a Segunda B en 1985

Tras casi otra década en Tercera División, el Betis Deportivo consigue su primer ascenso a Segunda B en la temporada 1984/85. Para ello, el filial se proclama campeón del grupo X de Tercera División, obteniendo grandes goleadas tanto en la liga regular (un 7-0 o dos 7-1) como en la posterior fase de ascenso. Pese a perder las dos últimas jornadas del campeonato liguero (Brenes 2-0 Betis Deportivo y Betis Deportivo 1-3 Coria), el filial mantiene la primera plaza por delante del Córdoba y del Sevilla Atlético.

La fase de ascenso consta de dos eliminatorias a doble partido y el Betis Deportivo supera las dos con una superioridad pasmosa. En la primera eliminatoria, el filial entrenado por José Enrique Díaz y presidido por Ramón Bordás supera al Telde canario al perder 2-1 en la ida y vencer por 5-0 en la vuelta, disputada en el Benito Villamarín ante unos 12.000 espectadores.

Y en la eliminatoria final ante la Cultural Leonesa, la superioridad del conjunto bético fue aún mayor. El Betis Deportivo se asegura el ascenso en el partido de ida, al vencer por 9-1 en un partido disputado el 9 de junio de 1985 en el Villamarín ante 15.000 espectadores, marcando los goles Palomino (4 tantos), Chano, Domínguez, Medina, Píriz, Melenas y Quico (uno cada uno).

El primer ascenso a Segunda B se certifica de manera oficial el día 16 de junio de 1985, cuando el Betis vence a la Cultural Leonesa por 1-2 con goles de Medina y Pítero y consiguiendo un global de 11-2 en la eliminatoria.

ABC, 18 de junio de 1985


Ascenso a Segunda B en 1987

Debido a una reestructuración de grupos en 1986, el Betis Deportivo sólo dura una temporada en Segunda B y se ve forzado a descender, pero en su regreso a Tercera vuelve a subir a Segunda B. En esta ocasión lo hace sin jugar fase de ascenso y sin necesidad de terminar campeón del grupo X de Tercera, ya que ascienden directamente los tres primeros clasificados.

Durante esta temporada 1986/87, el filial verdiblanco -dirigido por Julio Vilariño- también consigue algunos de los resultados más abultados de su historia, como un 8-0 ante el Egabrense, un 8-1 ante el África Ceutí o un 7-0 sobre el Brenes, destacando el delantero Melenas por su gran cantidad de goles a lo largo del curso.

El ascenso matemático llega a falta de tres jornadas, el día 26 de abril de 1987, cuando el Betis Deportivo pierde en Coria (2-1) pero el empate del Bollullos (4º clasificado) hace que el filial bético quede a una distancia inalcanzable. Lo que no consigue esta vez el Betis Deportivo es quedar campeón, ya que en la penúltima jornada pierde en Dos Hermanas (2-0) y cede el liderato al Sevilla Atlético, que acaba campeón. El filial cierra el campeonato con una victoria por 4-0 ante el Pilas.


ABC, 14 de mayo de1990

Ascenso a Segunda B en 1990

Dos temporadas dura el Betis Deportivo en Segunda B, volviendo a caer a Tercera en 1989. Y de nuevo otra vez consigue el ascenso al primer intento.

En un grupo X de 20 equipos de los que solamente asciende el campeón de forma directa y no se disputa play-off, el filial verdiblanco se muestra fuerte durante todo el campeonato, manteniendo la primera posición en la tabla clasificatoria.

El Betis Deportivo es dirigido por Julio Cardeñosa hasta que, a mediados de abril, el 'flaco' es llamado para el primer equipo tras el cese de Juan Corbacho, por lo que es Esnaola, técnico del segundo equipo juvenil, quien se hace cargo del filial hasta final de temporada.

El ascenso a Tercera División es matemático el 13 de mayo de 1990, en la antepenúltima jornada, cuando el Betis Deportivo vence por 5-0 al Puerto Real en el Villamarín, con los aficionados presentes más pendientes del Español-Betis que se jugaba a la misma hora y en el que el primer equipo se estaba jugando el ascenso a Primera.

Los goles del Betis Deportivo en aquel partido que significó el ascenso a Segunda B fueron obra de Antonio Fernando, Bravo, Rangel y Alberto, éste por partida doble.

En las dos jornadas restantes, el filial consigue dos triunfos más para cerrar la campaña: 0-2 en Montilla y 1-0 ante el Chiclana.




Ascenso a Segunda B en 1994

Esta vez son tres campañas las que el filial permanece en Segunda B, siendo en 1993 -ya con la denominación de Betis B- cuando cae a Tercera División. Y nuevamente consigue el ascenso a Segunda B a la primera.

En esta ocasión, los cuatro primeros clasificados se clasifican para la fase de ascenso. El Betis B se pasea por la categoría, siendo líder indiscutible y concediendo muy pocas derrotas. El conjunto dirigido por Esnaola -técnico del filial durante casi toda la década de los 90'- certifica su clasificación para el play-off con la victoria sobre el Coria (2-0) en la jornada 32, a falta de 6 por disputar.

ABC, 13 de junio de 1994
Por esta época, la fase de ascenso tiene un formato de liguilla entre 4 equipos de los que el primer clasificado asciende a Segunda B. El filial heliopolitano queda encuadrado con el Plasencia, el Puertollano y el Martos y se muestra firme también en la fase de ascenso.

En la primera jornada de la liguilla, los pupilos de Esnaola empatan ante el Plasencia (1-1), para luego endosar dos goleadas seguidas al Martos (0-4 y 4-0). Tras otro empate ante el Plasencia (1-1), quedan los dos partidos ante el Puertollano en las dos últimas jornadas de la liguilla. En la penúltima, el filial verdiblanco gana por 3-2, para posteriormente conseguir el ascenso al vencer por 1-4 en Puertollano con goles de Benito (2), Citri y Gordillo, en un partido disputado el día 12 de junio de 1994.



Ascenso a Segunda B en 2001

Yendo al mismo compás que el primer equipo, que también había ascendido en 1994 varias semanas antes que el filial, ambos están durante 6 temporadas en su respectiva categoría: en el año 2000 el Betis desciende a Segunda y el Betis B a Tercera. Y ambos consiguen subir en la temporada 2000/01.

El procedimiento para ascender es el mismo que en 1994: el filial debe quedar entre los cuatro primeros del grupo X y luego ganar la liguilla de ascenso. Con Valenzuela a los mandos del filial, el conjunto verdiblanco realiza una temporada un tanto irregular, mejorando sus prestaciones en el tramo final del campeonato: no pierde ni un solo partido en las últimas 10 jornadas.

Destacan los dos duelos de eterna rivalidad: aunque el Sevilla B es líder indiscutible durante toda la Liga, el Betis B vence en los dos derbis, propinando dos de las tres derrotas que sufre el filial sevillista en todo el campeonato.

ABC, 25 de junio de 2005
El filial verdiblanco acaba la liga regular en segunda posición y asegura su presencia en los play-offs en la antepenúltima jornada de Liga, al empatar 0-0 en Chiclana.  El destino vuelve a emparejar en la liguilla de ascenso al Betis B con el Plasencia, como ya ocurriese en 1994. Esta vez completan el grupo el Cuenca y el Marbella.

Los de Valenzuela, entre los que se encuentran Doblas o Dani, evidencian ser infinitamente superiores a sus rivales: ganan 5 de los 6 partidos y solo ceden una derrota ante el Marbella (3-1), al que antes habían goleado por 6-1 en la primera jornada de la liguilla. El Betis B gana ambos partidos al Plasencia y se juega el ascenso en las dos últimas jornadas en las que se enfrenta al Cuenca; ambos llegan con 9 puntos a la doble cita. En un encuentro vital, el Betis B se impone por 2-4 en Cuenca y casi asegura el ascenso, que llega de forma oficial el 24 de junio de 2001 al vencer de nuevo al conjunto conquense (2-0) en la ciudad deportiva del Betis.




Ascenso a Segunda B en 2007

El siguiente ascenso del Betis B llega en 2007, tras estar tres temporadas seguidas en Tercera (bajó en 2004).

El formato ya es distinto al anterior y los cuatro primeros disputan la fase de ascenso pero esta vez a modo de eliminatorias (es necesario superar dos rondas para subir).  El filial heliopolitano realiza una campaña plagada de victorias y también numerosas derrotas, cosechando solo 4 empates en toda la Liga. Es Paco Chaparro quien dirige al Betis B esta temporada. El filial se clasifica para el play-off con varias jornadas de antelación y termina segundo en la clasificación, por detrás del Algeciras.

En la primera eliminatoria de la fase de ascenso, el rival es el Imperio de Mérida. La ida se juega en tierras emeritenses y el filial se trae un 1-1 para Sevilla. La eliminatoria final empareja al Betis B con el Reus, pero la situación del primer equipo afecta a la del filial. El Betis se juega la permanencia en Santander y Lopera cesa a Luis Fernández para poner a Paco Chaparro al frente del equipo, por lo que es José Luis Mena quien dirige al filial verdiblanco en el partido de ida ante el Reus, jugado en el Villamarín.

El encuentro sale bien y el Betis B toma ventaja en la eliminatoria, obteniendo un 2-0 gracias a los goles de Cejudo y Valverde. En el partido de vuelta, disputado el 24 de junio de 2007 y con Chaparro de vuelta al banquillo tras conseguir la salvación del primer equipo en Santander, el filial lo pasa mal pero asciende en tierras catalanas ante centenares de béticos. Tras ir perdiendo por 2-0, Juande hace el 2-1 en la segunda parte y certifica el ascenso a Segunda B.




Ascenso a Segunda B en 2014

El último ascenso del filial, hasta el día de hoy, es con total seguridad el más épico de todos los que ha vivido. Tras su descenso en 2013, el Betis B recupera la categoría de Segunda B en la campaña 2013/14.

El formato de la temporada 2013/14 es el que se mantiene hasta el día de hoy. Los cuatro primeros se clasifican para el play-off pero el campeón de grupo cuenta con la ventaja de disputar la eliminatoria de campeones, una primera ronda que en caso de ganar se asciende directamente pero si la pierde no cae eliminado, sino que disputa dos rondas más junto a los demás equipos clasificados.

Con Óscar Cano en el banquillo, el Betis B vuelve a asegurar con varias jornadas de antelación su participación en el play-off, tras una temporada de altibajos cuya nota negativa es, sin duda, las dos derrotas ante el Sevilla C (1-4 y 2-1).

Al filial le toca enfrentarse al UCAM Murcia en la eliminatoria de campeones pero no consigue obtener el ascenso al caer 2-1 en Murcia y empatar 1-1 en Sevilla. Por tanto, el filial debe superar dos rondas más para subir. En la siguiente eliminatoria, el Betis B es emparejado con el Anguiano, equipo al que superan los de Óscar Cano (1-1 en tierras riojanas y 3-1 en Sevilla).

En la ronda final, el rival es el Orihuela. Y es en esta eliminatoria en la que se produce la proeza. El Betis B realiza un mal partido de ida y se trae un muy mal resultado de Orihuela (2-0). Además, el partido de vuelta -jugado en el Villamarín ante 10.000 personas- se desarrolla de la peor forma posible, con un gol rival que hace que se llegue al descanso con 0-1. El Betis B necesita marcar 4 goles en la segunda parte para ascender o se quedará otra campaña más en Tercera. Llega el primero en el 60' (Isuardi). Llega el segundo en el 62' (Álvaro González). Llega el tercero en el 74' (Juanma). Queda un tanto y 16 minutos más el descuento. Las ocasiones llegan pero no el ansiado gol. En el 93', una falta lateral es cabeceada por un futbolista en el área pequeña y, cuando toda la grada canta el gol, el portero rechaza a córner. Y en ese córner, en el 94', con todo el equipo en el área, con toda la grada empujando y con la pancarta del recién fallecido Sebastián Alabanda presidiendo el estadio, Kevin Lacruz cabecea el balón hasta las mallas y se desata la locura en el Benito Villamarín en aquella tarde del 21 de junio de 2014.


Continuará...

martes, 16 de mayo de 2017

Esto no es Desembarco del Rey

"¿Y tú a quién apoyas?", vuelve a ser la frase más repetida estos días, como cada vez que se acerca una Junta de Accionistas y como si fuera obligatorio apoyar a alguien aunque consideres que todas las opciones son perjudiciales para el Betis. Como si no se pudiera solamente apoyar al Betis en vez de a los que intentan aprovecharse de él.

Tengo mil razones para no apoyar ni a Haro ni a Salas, de la misma forma que tampoco apoyaría a Lopera, Castaño o Bitton. Con Haro he pasado vergüenzas deportivas hasta límites insospechados y se han conseguido bochornosos récords negativos, Salas propone un ¿proyecto? que despierta la misma ilusión que un plato de lentejas en mitad de agosto y los personajes del pasado dejaron el club en la más absoluta miseria. Y todos tienen algo en común: lo único que les mueve es su afán de poder (e inocentes aquellos que crean que Haro, Salas o Lopera se mueven por el bien del Betis).

¿Que alguien tiene que mandar? Efectivamente, y mandará el que más apoyos obtenga, pero opino que ambas candidaturas son dañinas y mis principios me impiden apoyar a alguien dañino para el Betis. Y no me vengan con la cantinela del "menos malo", porque si el menos malo incluye que Granada, Alavés, Las Palmas o Leganés te metan 4, apaga y vámonos.

Haro y Salas no son más que un presidente mediocre con ansias de mantener el trono y un aspirante a presidente mediocre con ansias de conseguir el trono. Y para ello están usando las mismas estrategias (coger una frase del himno o de un cántico y "palante" con un proyecto vacío), las mismas armas (utilizar a una leyenda del pasado en forma de cortina de humo) y las mismas triquiñuelas (echar pestes unos de otros y utilizar el juego sucio). Y, por supuesto, también con el mismo objetivo (coger y no soltar el sillón presidencial del Real Betis).

Haro, Salas, Oliver, Lopera y Castaño se equivocan de sitio. Si quieren jugar a Juego de Tronos, que se pongan a ver HBO o se compren el trivial de la serie, porque esto no es Desembarco del Rey, esto es el Real Betis Balompié, un equipo de fútbol con casi 110 años de historia y no un juguetito para el entretenimiento de cuatro o cinco caraduras.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Emilio Sampere, el gran olvidado de la historia bética

Hoy recordamos a uno de los mejores entrenadores de la historia del Betis que, aunque solo estuvo dos temporadas, consiguió éxitos importantísimos y a la postre esenciales en la historia del Betis, un hombre que nunca ha tenido el justo reconocimiento por parte del beticismo.

Se trata de Emilio Sampere, entrenador catalán que llevó al Betis a su primera final de Copa y lo ascendió por primera vez en su historia a Primera División -aunque en ocasiones se le arrebate ese mérito que, de forma errónea, suele atribuirse a Patrick O’Connell-.


Llegada de Sampere al Betis y exitoso comienzo

Nos situamos a principios de diciembre de 1930. El Betis está en Segunda División y respira aliviado tras salvarse por los pelos del descenso a Tercera en la temporada anterior, permanencia en la que resultó vital una decisión de la Federación con respecto a un partido entre el Deportivo de La Coruña y la Cultural Leonesa (puedes leer la historia aquí).

Emilio Sampere llega con la temporada ya empezada -en octubre y noviembre se había disputado el Campeonato de Andalucía, dirigiendo César Miguel de los Reyes al conjunto verdiblanco-, y con la Liga arrancando.

El campeonato liguero da comienzo el domingo 7 de diciembre de 1930 y el Betis tiene que recibir en el Patronato Obrero al Iberia de Zaragoza. El 4 de diciembre, jueves, se anuncia en la prensa la contratación por parte del Betis de Emilio Sampere, hasta ahora entrenador del Real Murcia y anteriormente conocido por haber sido una persona importante en los inicios del Español y ex-futbolista del club barcelonés. La experiencia de Sampere como entrenador se limitaba a haber dirigido al Manresa en categoría amateur y al Murcia de manera profesional, consiguiendo ascender a ambos de categoría.

Se anuncia también que Sampere llega a la ciudad hispalense el sábado 6, solo un día antes del primer partido de Liga, por lo que en el encuentro ante el Iberia -que terminaría 2-1 para el Betis- se hace cargo de las indicaciones el jugador Andrés Aranda, autor de uno de los dos tantos verdiblancos.

ABC, jueves 4 de diciembre de 1930
ABC, domingo 7 de diciembre de 1930

A partir del lunes 8, Emilio Sampere comienza sus funciones como entrenador del Betis. Sus primeras semanas en el club verdiblanco no pueden ser mejores, ya que al triunfo inicial ante el Iberia le prosiguen otras cuatro victorias más: 1-2 al Castellón, 2-0 al Sporting de Gijón, 1-2 al Murcia y 4-3 al Deportivo de La Coruña.


Caída libre en la Liga y campanada en la Copa

Por tanto, a comienzos de enero de 1931 el Betis está líder en la clasificación de Segunda División, pero comienza una mala racha que le lleva a no ganar ningún partido hasta marzo, ya en la segunda vuelta, cuando los de Sampere vencen por 3-0 al Murcia. La temporada se tuerce de tal forma que el Betis solo gana un partido más (3-2 al Oviedo), encaja varias derrotas abultadas, y acaba la competición en 6º lugar (de 10 equipos), más cerca del último clasificado que de los puestos de arriba.

Pero en Copa la cosa es bien distinta. El Betis sorprende a propios y extraños y se convierte en el primer club de Segunda División y en el primer equipo andaluz en llegar a una final de Copa, tras eliminar a la Real Sociedad (Primera División), Badalona (Tercera), Madrid (Primera) y Arenas de Getxo (Primera). Los de Sampere pierden la final ante el Athletic de Bilbao (3-1), pero ya nada evita los halagos de toda España a aquellos muchachos de Segunda División (puedes leer un reportaje sobre aquel subcampeonato de Copa aquí).
ABC, viernes 12 de junio de 1931


Comienza la temporada del ascenso

La 1931/32 es la segunda y última campaña de Emilio Sampere al frente de la plantilla bética. La temporada oficial comienza a finales de septiembre con el Campeonato de Andalucía, que se prolonga hasta noviembre, y en el que el Betis termina en segundo lugar por cuarto año consecutivo, por detrás del Sevilla FC, saldándose los duelos de máxima rivalidad con un 4-2 a favor de los sevillistas y un 3-1 a favor del Betis.

La Liga arranca de buena manera: el Betis empata 2-2 en Castellón en la primera jornada y vence en las dos siguientes: 4-1 al Murcia y 2-3 en el campo del Sevilla. El Betis se coloca en segunda posición en la tabla, por detrás del Oviedo, con quien mantiene una interesantísima lucha por el liderato durante toda la campaña.

ABC, 22 de diciembre de 1931

Fuertes en casa y débiles a domicilio

Durante el resto de la Liga, el Betis cosecha muy buenos resultados como local y realiza malos partidos lejos del Patronato Obrero. De hecho, tras la victoria en terreno sevillista, los de Sampere no vuelven a conseguir ningún triunfo como visitante en toda la temporada, perdiendo 1-0 en Oviedo, 4-1 en Gijón, trayéndose un bochornoso 10-1 del campo del Athletic de Madrid y empatando el resto de encuentros a domicilio. Sí gana 0-1 en el campo del Cataluña FC, pero este equipo se retiraría de la competición, por lo que sus resultados dejarían de contabilizarse.

Curiosamente el Betis solo gana un partido fuera -ante el Sevilla- y vence en todos los partidos en casa menos uno -también ante el Sevilla-. En el derbi de la segunda vuelta, Betis y Sevilla empatan 1-1. El resto de partidos en el Patronato se cuentan por victorias, incluidas algunas goleadas como un 5-1 al Athletic de Madrid o un 4-0 al Sporting.


Últimas jornadas

Faltando tres jornadas para la finalización del campeonato, el Betis se encuentra segundo clasificado con 20 puntos, a uno del Oviedo (21), que ocupa el liderato, única plaza que da derecho al ascenso a Primera. Por detrás les persiguen el Murcia con 19 unidades y el Sporting con 18.
ABC, martes 15 de marzo de 1932

El Betis acaba de perder 10-1 en Madrid y el Oviedo ha vencido por 6-0 al Deportivo en vísperas de una antepenúltima jornada que depara un vital Betis-Oviedo, jugado el 20 de marzo de 1932. En la prensa se anuncia como el partido más importante de la temporada y algunos incluso se atreven a adelantar la victoria bética, inexpugnable en casa.
ABC, domingo 20 de marzo de 1932

La predicción no falla. En el momento más crítico de la temporada, tras recibir 10 goles en Madrid y empezar el encuentro ante el Oviedo encajando dos tantos, el Betis se levanta, remonta y vence por 4-2 al conjunto ovetense, arrebatándole el liderato a falta de dos jornadas para la finalización del campeonato.

En la penúltima jornada, la victoria del Sporting en Oviedo (0-1) hace que al Betis le sirva su empate en el campo del Celta (1-1) para seguir al frente de la clasificación, con un punto de ventaja sobre los gijoneses y dos sobre el Oviedo y el Murcia. El ascenso aún no es matemático pero la plantilla bética es recibida con todos los honores por los aficionados a su llegada de Vigo.


Por fin, el Betis es de Primera

El 3 de abril de 1932, el Betis recibe en la última jornada del campeonato al Deportivo de La Coruña, que ya no se juega nada. Al igual que en la antepenúltima jornada ante el Oviedo, la prensa ve al Betis tan sobrado en casa que da la victoria por hecha y, por tanto, el ascenso, antes de que se juegue el encuentro:
ABC, 3 de abril de 1932

E igual que ante el Oviedo, el Betis comienza el encuentro perdiendo y se va al descanso con 0-1 en el marcador. Pero con el empuje del Patronato obrero y la calidad de los jugadores, el Betis remonta el partido (3-1) y asciende a Primera División por primera vez en su historia, para felicidad y júbilo de todos los béticos, que ovacionaron a Sampere (antes, durante y tras el partido) y celebraron así el ascenso:

Heraldo de Madrid, 5 de abril de 1932

ABC, 5 de abril de 1932

A destacar, la reseña del Heraldo de Madrid que destaca como "lo nunca visto" y "extraordinario" la ovación de la afición bética a Sampere.

El 17 de abril aparece en el periódico madrileño Crónica la siguiente fotografía de la plantilla bética junto a Emilio Sampere:

Crónica (Madrid), 10 de abril de 1932


Más tarde, en ABC se resume de esta forma la carrera deportiva de nuestro protagonista:

ABC, 17 de abril de 1932


Continúa la competición con el campeonato de Copa

Tras una semana repleta de homenajes y celebraciones, el equipo marcha a Valencia para disputar ell 10 de abril ante el Tenerife el partido de ida de los 1/16 de final de la Copa -por entonces, los equipos canarios jugaban sus partidos en la Península-. El Betis no repite la hazaña copera del año anterior y, tras superar a los tinerfeños, cae eliminado en 1/8 de final ante el Español.

En mitad del campeonato copero, el Betis continúa con las celebraciones por el ascenso y se organiza un partido-homenaje a la plantilla y al entrenador que enfrenta al conjunto bético a una selección andaluza:

ABC, 13 de abril de 1932



El adiós de Sampere

Sin que nadie lo sepa en ese momento, el partido de Copa que el Betis disputa y pierde (3-0) ante el Español el día 15 de mayo iba a ser el último encuentro oficial de Sampere como entrenador verdiblanco.

Es a mediados de julio cuando, para sopresa de todos y enfado de parte de la afición, se hace pública la decisión de la directiva de que Sampere no continúe en el cargo de entrenador. La noticia tiene tal alcance que ABC la repite hasta en tres ocasiones, los días 14, 16 y 22 de julio de 1932:

ABC, 14 de julio de 1932


Algunas de las peñas, socios y aficionados béticos se posicionan en contra de la decisión de la directiva, mientras que otros confían en la decisión. La Peña Bética del Bar Jerezano, por ejemplo, emite esta nota el día 21 de julio en contra de la destitución de Sampere:

ABC, 21 de julio de 1932


Pero la directiva no daría marcha atrás a la decisión y a principios de agosto se conoce la (bendita) contratación para la temporada del debut en Primera División del irlandés Patrick O'Connell, entrenador que llevaría al Betis al mayor éxito de su historia: la consecución del título de Liga. Un hecho que quizás no se habría producido sin la etapa de Emilio Sampere en el club verdiblanco.
La Voz, 2 de agosto de 1932



Los números de Emilio Sampere como entrenador del Betis son los que se detallan a continuación, con un total de 53 partidos disputados:




martes, 14 de marzo de 2017

Líderes en transparencia y en mediocridad deportiva

No, no soy loperista, jamás he querido ni querré su vuelta, condeno todo el daño que Lopera hizo al Real Betis Balompié y, si se demuestra que cometió delito fiscales a través de nuestro equipo, espero que pague por ello (ya sé que no debería hacer esta aclaración, pero la lógica de muchos béticos les dice que si no te gusta perder con Haro es porque eres de Lopera o tienes intereses personales, cuando mi único interés es disfrutar con mi equipo).

Buena noticia la que inundó ayer las redes verdiblancas y de la que presumió el club en sus medios oficiales: el Betis es el club más transparente del fútbol profesional español. Sin duda, un suceso positivo que no traería más cola sino fuera porque desde el club y sus allegados alardean de estas estadísticas empresariales pero llevan meses sin hablar de estadísticas deportivas.

Y es que, aunque a veces se nos olvide, el Betis es un equipo de fútbol y lo que aquí importa, pese a que se intente silenciar o restarle importancia, es lo que se produce sobre el césped. Y lo que se produce sobre el césped con la gestión actual nos deja una serie de datos reseñables:


Sobre el Betis de los últimos años:

La década actual del Betis es la peor de su historia en Primera División (sin contar los años 40' y 50' en los que apenas pisó la máxima categoría). Y es la peor con mucha diferencia sobre los demás, pues gana 1,12 puntos/partido, lejos de los 1,24 puntos/partido de la década de los 60', la segunda peor en esta clasificación:


- Además, de las décadas incluidas en esta clasificación, la actual es la única en la que el Betis no ha jugado ni una semifinal de Copa.

- De las últimas 103 jornadas del Betis en Primera División, ha estado 9º clasificado o por encima en 3 ocasiones, mientras que en las 100 jornadas restantes ha estado del 10º hacia abajo en la tabla clasificatoria.

- En estas últimas 103 jornadas del Betis en Primera, el Betis consiguió 24 victorias (23,3 %), 26 empates (25,2 %) y 53 derrotas (51,5 %).

- En estas últimas 103 jornadas del Betis en Primera, el Betis marcó 99 goles y encajó 175, con una diferencia de goles de -75 en 103 partidos.

- En estas últimas 103 jornadas del Betis en Primera, el Betis encajó 4 o más goles en 14 ocasiones: Barça (3 veces), Madrid (3), Atlético (2), Sevilla, Real Sociedad, Celta, Valencia, Eibar y Granada (una vez cada uno), mientras que el Betis marcó 4 goles solo una vez (4-3 al Valladolid).


Sobre la temporada actual:

- El Betis lleva 28 puntos en 27 jornadas, es decir, tiene un promedio de 1,04 puntos/partido. Siguiendo este promedio, el Betis acabaría con 39 puntos, lo que significaría un descenso en la mayoría de las temporadas en Primera (por suerte, esta temporada hay tres equipos peores, al menos de momento).

- El Betis lleva 7 puntos en las últimas 10 jornadas, es decir, lleva un promedio de 0,7 puntos/partido desde la jornada 18 a la 27. Si continúa con este promedio, el Betis acabaría con 35 puntos, lo que elevaría las posibilidades de descenso a Segunda si alguno de los de abajo mejora su ritmo.

- El Betis solo ha ganado uno de sus 4 partidos ante Granada (un empate y una derrota), Sporting (un empate) y Osasuna (una victoria), los tres peores equipos de la Liga. El conjunto verdiblanco tiene la oportunidad de maquillar estos números en el partido de la próxima jornada ante Osasuna.

- Esta temporada, el Betis ha cosechado la derrota más abultada de su historia como local en Primera: 1-6 ante el Madrid.


Sobre Ángel Haro:

- Haro es el presidente del Betis con peores números del siglo XXI (dato de @LaLigaEnDirecto):

- Haro lleva 43 jornadas como presidente del Betis, de las que 0 veces estuvo del 9º hacia arriba y 43 veces del 10º hacia abajo.



- De estas 43 jornadas que lleva Haro como presidente, el Betis solo ha ganado dos partidos seguidos una vez (ante Espanyol y Granada la temporada pasada). El Betis lleva sin enlazar dos victorias consecutivas más de un año (desde el 6 de marzo de 2016).

- Con Haro con presidente, se ha conseguido por primera vez en la historia que el Betis B esté dos categorías por debajo del Sevilla Atlético.


Sobre Víctor Sánchez del Amo:

- Víctor Sánchez del Amo, entrenador con el que pretenden continuar Haro, Catalán y Torrecilla, es el entrenador con mayor % de empates de la historia de la Liga y, además, solo gana 1 de cada 5 partidos (datos de @laligaennumeros y @LaLigaEnDirecto):

- Obviamente, teniendo estos números, en una comparación de Víctor con Poyet, es imposible que los números del madrileño sean muy superiores a los del uruguayo, a pesar de la mejora de juego que (en algunos partidos) presenta el Betis. Poyet consiguió 11 puntos de 33 (33,33 %) y Víctor lleva 17 puntos de 48 (35,42 %).

- Si comparamos las 8 primeras jornadas de la primera vuelta con las 8 primeras jornadas de la segunda vuelta, Poyet consiguió 8 puntos y el madrileño ha conseguido 6.

Por no mencionar otros esperpentos como llegar a jugar hasta con 7 defensas o poner a Álex Martínez de extremo derecho.


Pedimos lo que prometieron

Y a los que intenten excusar todos estos datos reales y objetivos, alegando que pedimos demasiado, contestarles que no, que pedimos lo que ellos mismos prometieron:

- Catalán, abril de 2015:

- Catalán, septiembre de 2015:

- Catalán, diciembre de 2015:


- Haro, marzo de 2016:

- Haro, abril de 2016:

- Haro, abril de 2016:

- Torrecilla, julio de 2016:
(Las tres caras que llegaron fueron Zozulya, Brasanac y Manu Herrera)


- Torrecilla, octubre de 2016:

- Haro, enero de 2017:

Poco más que añadir. Muchísimas palabras, ningún hecho.

miércoles, 11 de enero de 2017

Todos los partidos del Betis en el Calderón

Si antes hemos recordado cómo fue el primer gol del Betis en el Estadio Vicente Calderón, con motivo de la última visita del Betis al feudo rojiblanco, a continuación repasamos todos los partidos jugados por el conjunto verdiblanco en la ribera del Manzanares.


Son 45 las veces que el Betis ha jugado un partido oficial en el Estadio del Manzanares (llamado así desde 1966 hasta 1971) o Vicente Calderón (1971 - actualidad). En 41 de ellas fue enfrentándose al Atlético de Madrid, ya fuera en Primera División (36 veces), en Segunda (1 vez), en Copa (3 veces) o en la extinta Copa de la Liga (1 vez), acumulando un balance total de 6 victorias, 11 empates y 24 derrotas.

Las otras ocasiones en las que el Betis jugó en el Calderón fueron las dos finales de Copa ganadas por el conjunto verdiblanco en 1977 y 2005, además de un encuentro de Segunda División ante el filial colchonero (temporada 1989/90, falta en la lista anterior) y un partido liguero ante el Mallorca, en la temporada 2002/03, que el Betis jugó en Madrid por tener clausurado su estadio.

Haciendo un repaso por la historia, los comienzos del Betis en el Manzanares no fueron nada positivos. Sus primeras 7 visitas a dicho estadio se resolvieron con 6 triunfos del Atlético de Madrid y 1 empate.

Sin embargo, la octava visita no fue para enfrentarse al conjunto madrileño sino al Athletic de Bilbao en la final de Copa de 1977, disputada el 25 de junio. En una noche mágica para el beticismo, López empató por dos veces los tantos del conjunto bilbaíno, llegando con 2-2 al final de la prórroga y decidiéndose todo en aquella larga tanda de penaltis en la que Esnaola se vistió de héroe.
Rogelio, a hombros de sus compañeros, levanta la Copa del Rey de 1977

Unos años más tarde, en la temporada 1980/81, llegó el primer triunfo del Betis sobre el Atlético de Madrid en el Calderón. En otra de esas grandes gestas verdiblancas, el Betis no sólo venció al líder de la Liga, sino que le endosó una goleada histórica por 0-4 gracias a los dobletes de Morán y Diarte.
ABC, 10 de febrero de 1981

Las demás visitas durante los años 80' no pudieron ser más adversas, ya que el Betis perdió todos sus partidos en el Calderón a excepción de un empate (0-0) en la 1982/83 y otro (1-1) en la 1986/87. De esta década también podemos destacar el 4-3 de la temporada 1983/84, encuentro que el Betis perdió tras ir ganando por 1-3 en el minuto 50; o la abultada derrota por 6-2 en la campaña 1988/89. También salió derrotado por 2-1 en su visita al Atlético Madrileño la temporada 1989/90 en Segunda División.

Quien si cuajó buenas actuaciones en estos años en el Vicente Calderón fue el filial del Betis, que se enfrentó en Segunda B al filial colchonero en las temporadas 1987/88 y 1988/89. En la primera de ellas, el Betis Deportivo venció por 0-3 al Atlético Madrileño -goles de Momparlet (2) y Rodríguez-, mientras que una campaña más tarde empató por 3-3, siendo Momparlet, Carvajal y Juan José los autores de los tantos béticos en el Calderón.

Volvemos al primer equipo, que a partir de 1994 y hasta el año 2000 no perdió en ninguna de sus 7 visitas al Calderón: ganó por 0-2 en la temporada 1994/95 (Aquino y Stosic) y por 2-3 en el curso 1998/99 -con un gran Denilson y tantos de Oli y Finidi (2), remontando el 2-0 inicial-; y cosechó 5 empates en los restantes encuentros (4 de Liga y 1 de Copa).
Mundo Deportivo, 10 de mayo de 1999

En el año 2000 tanto Betis como Atleti bajaron a Segunda, por lo que en la temporada 2000/01 se vieron las caras en la categoría de plata 70 años después (desde principios de los 30'). En este enfrentamiento en Segunda el Atlético venció por 2-1 al Betis, haciendo inservible el espectacular golazo de Arzu.

La siguiente ocasión en la que el Betis pisó el Calderón fue para ocupar el banquillo local en un encuentro liguero ante el Mallorca de la temporada 2002/03, debido al cierre del Estadio Manuel Ruiz de Lopera. Se trataba de la jornada 6 del campeonato y el conjunto balear venció por 0-1 en el Calderón.
El Betis jugó como local en el Calderón ante el Mallorca en 2002 (foto: AS)

Tras otras dos derrotas ante el Atleti en los cursos 2002/03 y 2003/04, llegó el año 2005 y el Betis ganó por dos veces en el Calderón: primero, un 1-2 con doblete de Oliveira sobre el Atleti a mediados de mayo, triunfo importantísimo para la posterior clasificación para la Champions; y posteriormente, en la feliz noche del 11 de junio de 2005, cuando el Betis venció a Osasuna por 2-1 -Oliveira y Dani- en la final de la Copa del Rey, proclamándose campeón del torneo copero por segunda vez en su historia, en el mismo escenario que la primera.
Los jugadores del Betis celebran el título de Copa de 2005 (foto: Estadio Deportivo)

El Betis no volvió a perder en casa del Atleti hasta la temporada 2008/09. Antes, dos empates en las temporadas 2005/06 y 2006/07 y una gran victoria por 1-3 en la campaña 2007/08, con tantos de Juande, Xisco y Capi. El último triunfo bético en el Calderón data del 18 de diciembre de 2011, cuando el equipo heliopolitano se impuso por 0-2 con tantos de Pozuelo y Roque Santa Cruz.

La última victoria del Betis en la ribera del Manzanares, en 2011 (foto: Antena 3)

En los últimos años, el Betis salió derrotado siempre que visitó a los colchoneros, incluidas dos goleadas por 5-0 y 5-1 en las campañas 2013/14 y 2015/16 respectivamente. En esta última, Rubén Castro fue el autor del último gol del Betis en el Calderón -quién sabe si hasta ahora o para siempre-. Son 47 tantos los que el conjunto verdiblanco ha marcado en este estadio, que se reparten de esta manera: 43 al Atlético de Madrid, 2 al Athletic de Bilbao y 2 a Osasuna.

Una bonita relación entre el Calderón y el Betis que llega a su fin este sábado, día en el que el conjunto heliopolitano se despedirá de un lugar icónico en su historia y que quedará por siempre en el recuerdo de los béticos.